Login
Fotos e imágenes
Difusión de la Cruzada Mariana
windows-7-key  | windows-7-keys  | windows-7-product-key  | windows-7-ultimate  | windows-7-ultimate-sp1  | windows-7-professional  | windows-7-home-premium  | cheap-windows-7-keys  | windows-7-key-sale  | windows-7-iso  | windows-7-activation-key  | office-2016-key  | office-2016-product-key  | windows-7-key  | windows-7-keys  | windows-7-product-key  | windows-7-ultimate  | windows-7-ultimate-sp1  | windows-7-professional  | windows-7-home-premium  | cheap-windows-7-keys  | windows-7-key-sale  | windows-7-iso  | windows-7-activation-key  | windows-7-download  | windows-7-os-download  | office-2016-key  | office-2016-keys  | office-2016-product-key  | office-2016-product-keys  | office-2016-activation-key  | windows-7-product-key  | windows-7-key  | office-2016-key  | office-2016-keys  | office-2016-product-key  | office-2016-product-keys  | office-2016-activation-key  | windows-7-product-key  | windows-7-key  | windows-7-key  | windows-7-keys  | windows-7-product-key  | windows-7-ultimate  | windows-7-ultimate-sp1  | windows-7-professional  | windows-7-home-premium  | cheap-windows-7-keys  | windows-7-key-sale  | windows-7-iso  | windows-7-activation-key  | windows-7-download  | windows-7-os-download  | windows-7-key  | windows-7-keys  | windows-7-product-key  | windows-7-ultimate  | windows-7-ultimate-sp1  | windows-7-professional  | windows-7-home-premium  | cheap-windows-7-keys  | windows-7-key-sale  | windows-7-iso  | windows-7-activation-key  | windows-7-download  | windows-7-os-download  | windows-7-key  | windows-7-keys  | windows-7-product-key  | windows-7-ultimate  | windows-7-ultimate-sp1  | windows-7-professional  | windows-7-home-premium  | cheap-windows-7-keys  | windows-7-key-sale  | windows-7-iso  | windows-7-activation-key  | windows-7-download  | windows-7-os-download  | windows-7-key  | windows-7-keys  | windows-7-product-key  | windows-7-ultimate  | windows-7-ultimate-sp1  | windows-7-professional  | windows-7-home-premium  | cheap-windows-7-keys  | windows-7-key-sale  | windows-7-iso  | windows-7-activation-key  | windows-7-download  | windows-7-os-download  | office-2016-key  | office-2016-keys  | office-2016-product-key  | office-2016-product-keys  | office-2016-activation-key  | windows-7-product-key  | windows-7-key  | windows-7-key  | windows-7-keys  | windows-7-product-key  | windows-7-ultimate  | windows-7-ultimate-sp1  | windows-7-professional  | windows-7-home-premium  | cheap-windows-7-keys  | windows-7-key-sale  | windows-7-iso  | windows-7-activation-key  | windows-7-download  | windows-7-os-download  |
María y el Papa


Tema del Día


María Reina de cielos y tierra


1º  La entrada en el Cielo.- ¿Quién podrá, desde aquí abajo, conocer lo que allí pasaría al entrar la Virgen en el Cielo? Recuerda a Judit, cuando con la cabeza de Holofernes en sus manos, llega a Betulia y todos en masa corren a su encuentro..., encienden antorchas en señal de alegría... y a gritos la aclaman y la bendicen, diciendo: «Bendita eres del Señor Dios Altísimo, más que todas las mujeres de la tierra, y bendito el Señor que te ha hecho tan grande con esta hazaña, que ya nunca faltarán alabanzas en tu honor»... Esta es la figura... cambia ahora a Judit por María..., a Betulia por el Cielo..., a sus habitantes por los ángeles..., a sus voces y aclamaciones por las de aquellos espíritus bienaventurados... y así te darás cuenta de la realidad de aquella magnífica entrada. Imagínate, escuchar a su llegada otra vez, aquel diálogo que se entabló entre los ángeles cuando la Ascensión del Señor: «Abrid, gritarían los ángeles que la acompañaban, vuestras puertas, príncipes de la gloria... y vosotras levantaos, puertas eternales, y dad paso a la Reina del Cielo»... E inmediatamente las puertas todas se franquearon... y entonces, con inexplicable pompa y majestad..., entraría en aquella gloriosa Corte la nueva Soberana. Mira a todos los cortesanos del Cielo correr a porfía a contemplar a la nueva Reina y al verla tan hermosa..., unos a otros se preguntarían...: « ¿quién es ésta que del desierto del mundo, lugar de abrojos y espinas, se levanta a estas alturas, no sostenida por manos de ángeles, sino apoyada en los brazos del mismo Dios? »... Y otros responderían: «Es la Madre de nuestro Dios y de nuestro Rey..., la santa de los santos..., la pura..., la Inmaculada..., la obra más hermosa de la Creación entera..., la que va a ser coronada como Reina nuestra.» Escucha cómo entonces, tomando todos en sus bocas angélicas las palabras del arcángel San Gabriel, responderían en un coro unísono..., formidable..., que haría temblar de emoción y entusiasmo al Cielo todo, diciéndola: «Dios te salve, la llena de gracia..., bienvenida seas a esta gloria a llenarla con tu hermosura y santidad..., porque Tú siempre estás con Dios y Dios siempre contigo...; por eso, eres la bendita entre todas las criaturas y vas ahora a sentarte en el trono más alto..., el más cercano que puede existir junto a Dios.» Únete a los ángeles..., alégrate con ellos..., más que ellos aún..., pues si ellos la llaman Reina..., tú la puedes llamar Madre..., y ten un santo orgullo, al ver a tu Madre, más espléndida que la aurora..., más bella que la luna..., más clara y brillante que el sol..., temible como un ejército en orden de batalla..., aclamada por todas las jerarquías y coros angélicos..., al verla así entrar en la gloria...

2. º La Coronación.- Todo esto, con ser tan hermoso, no era al fin más que la entrada..., ya que la gran apoteosis se verificó cuando el Dios del Cielo, saliendo a su encuentro, la invita a sentarse en el trono que a su dignidad de Madre de Dios correspondía... y a ser coronada como Reina. «Ven y serás coronada», la diría, con la corona preparada desde la eternidad. Recuerda las palabras de San Pablo, cuando hablando del Cielo, decía que «ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni el corazón del hombre podía llegar a comprender, lo que Dios tenía preparado para los que le aman»... Pues, ¿quién podrá llegar a imaginarse lo que tendría preparado para la que desde el primer instante de su Concepción, ya le amó más que todos los santos y ángeles juntos? Escucha la respuesta que a esto da la Iglesia, cuando dice: «Fue exaltada sobre todos los coros de los ángeles.» De suerte que no haya trono más elevado que el suyo..., constituyendo, por sí sola, una jerarquía aparte..., la más grande..., la más sublime de todas..., la que más gloria ha de dar a Dios por toda la eternidad. Piensa, además, que Dios da el premio según los méritos..., que conforme sea el grado de santidad de un alma, así será el de la gloria... y abísmate en el mar sin fondo..., verdaderamente inmenso..., para nosotros inconmensurable e infinito de las gracias y méritos de la Santísima Virgen... y así te podrás dar una idea de la inmensidad e infinidad también inconmensurable de su gloria en el Cielo. Mírala modestísima..., recogida en su interior..., avanzar de la mano de Dios..., subir las gradas de su Trono..., sentarse en él... y allí ser coronada por el Padre, con la corona de Potestad...; por el Hijo, con la corona de Sabiduría..., y por el Espíritu Santo, con la corona de Amor. Mírala coronada por la pureza más que angélica de su corazón..., de su espíritu..., de su cuerpo inmaculado...; por la obediencia más perfecta...; por la humildad más profunda...; en fin, por aquella su caridad ardiente que la hizo vivir y morir de amor de Dios.

3. º El Homenaje.- Y así coronada, recibe el homenaje de todos los habitantes del Cielo. El Padre la ensalza como a su Hija predilecta, y María le adora...; el Hijo abraza a su Madre, y la Madre le corresponde con sus ternezas y cariños...; el Espíritu Santo se une inseparablemente con su purísima Esposa, y María le devuelve todo el amor de su corazón..., y en seguida, llegarían las vírgenes y la saludarían como a Virgen de Vírgenes...; los mártires como a Capitana, que al pie de la Cruz les había dado ejemplo de sufrimiento y de martirio...; los profetas, la reconocieron como a la mujer prodigiosa que ellos anunciaron...; los patriarcas, como al objeto de sus esperanzas y santas impaciencias...; los ángeles, con todas sus jerarquías como a su Reina y Señora..., y llegarían Adán y Eva, y la bendecirían por lo bien que había sabido reparar su pecado..., pues por Ella habían dejado de ser sus hijos, hijos de maldición... y su prima Santa Isabel... y sus padres queridos San Joaquín y Santa Ana... y su mismo esposo San José. Mira a la humildísima Virgen así exaltada y sublimada, repitiendo sin cesar su cántico de agradecimiento a Dios: Magníficat... ¡Qué bien se entienden ahora aquellas palabras: «Porque miró la humildad de su esclava..., por eso ha hecho en mí grandes cosas el que es Todopoderoso... y así me llamarán bienaventurada todas las generaciones»... No te contentes con admirarla en su grandioso triunfo..., ni en cantar su poder y grandeza... Aprovéchate de Ella y pídela que te enseñe el camino de la más profunda humildad, e imitación suya, pues María, coronada en el Cielo, es la encarnación y el cumplimiento más exacto de las palabras de Dios: «El que se humilla, será ensalzado»...

(Meditación 78, su Coronación en el Cielo, P. Ildefonso Rodríguez Villar)


 

   


Descargar
 
María y los Santos
     
Enlaces   |   Libro de visitas   |   Contacto   |   Sugerencias   |     |  
Créditos